La notable gestión deportiva de la UEFA

La Unión Europea de Fútbol ( UEFA ) lleva realizando una notable gestión deportiva desde su creación en 1954. Fue fundada en Basilea y se la denomina como el  guardián de la gestión deportiva del fútbol en Europa. Trabaja mancomunadamente con la FIFA y con sus federaciones miembros para promover, proteger y fomentar el deporte en todos sus niveles.

Su labor, sobre todo fomentando la creación de sistemas para organizar campeonatos de fútbol en Europa, ha ido en franco crecimiento. Comenzó en 1960 con un personal mínimo de tres personas. Actualmente cuenta con 622 personas que trabajan de forma permanente creando software deportivo para todo el continente. Dentro del personal hay administradores, secretarias, abogados, especialistas, entrenadores, periodistas y traductores

Desde 1995 la sede está en Nyon, Suiza.

Al fundarse tenía 31 Federaciones que seguían sus sistemas para organizar campeonatos de fútbol. Este número aumentó, sobre todo desde 1990, cuando la situación de Europa y la fragmentación de la URSS hizo que el número creciera hasta 55 Federaciones.

Su gestión deportiva no ha parado de crecer así como la cantidad de competiciones, Promueve además cursos regulares de formación para entrenadores y árbitros, así como también conferencias para secretarios generales y presidentes de las Federaciones Nacionales.

Y los acuerdos a los que ha llegado con los medios de comunicación y organismos de radiodifusión se volvieron esenciales, sobre todo con la regulación de las retransmisiones de los partidos de fútbol por televisión.

Tuvo un papel clave en la construcción de nuevos estadios y mantiene el orden en los mismos.

Da subvenciones a los clubes que tienen problemas de finanzas cuando son eliminados tempranamente  en las competiciones de clubes.

Facilita software deportivo para sus Federaciones y clubes afiliados

En el 2009 se amplió la Copa UEFA llamada ahora UEFA Europa League, que es muy fuerte desde el punto de vista comercial, ya que genera importantes ingresos que luego se vierten en el bienestar del fútbol europeo.


Imprimir